Se define como la especialidad médica que comprende el conocimiento, diagnóstico y tratamiento de la patología producida por mecanismos inmunológicos, especialmente de la hipersensibilidad, con las técnicas que le son propias.

Se trata de una especialidad multidisciplinaria. Su campo de acción es amplio, ya que abarca el estudio de trastornos localizados en distintos órganos o sistemas (tracto respiratorio, tracto digestivo, piel, etc.), así como trastornos generalizados.

Algunas de las enfermedades más comunes que tratan los alergólogos son:

Dermatitis de contacto:

La dermatitis de contacto es la reacción de la piel por exposición a alérgenos o irritantes, causando irritación y erupción al contacto.

Asma:

El asma es una afección respiratoria crónica que ocasiona que las vías respiratorias se hinchen y estrechen. Se presenta tos, respiración con silbido, dificultad para respirar y opresión en el pecho.

Rinitis:

La rinitis es una patología nasal que se presenta con obstrucción, secreción nasal, estornudos, picor, falta de olfato, afectando la mucosa nasal.

Alergia alimentaria:

La alergia alimentaria es una reacción inflamatoria del cuerpo producida por un alimento ingerido.

Alergia a medicamentos:

La alergia a medicamentos es una reacción inflamatoria del cuerpo a un fármaco ingerido, aplicado de manera tópica o inhalado.

Eccema:

La eccema es una inflamación de la piel, a la que se conoce como dermatitis. Existen diferentes tipos de dermatitis.

Alergia al sol:

La alergia al sol se manifiesta con un sarpullido o picazón que aparece luego de la exposición al sol.

Tos crónica:

La tos crónica es el mecanismo que emplea el organismo para despejar las vías respiratorias debido a una congestión por mocos u objeto extraño en las mismas.

Urticaria:

La urticaria es una reacción alérgica que puede provenir de algún medicamento o alimento, se manifiesta con intenso picor, inflamación y ronchas.

Rinitis Alérgica:

La rinitis alérgica es una afección nasal. Se manifiesta al inhalar algún agente alérgico, como los ácaros del polvo, la caspa de animales, el polen entre otros.

Dermatitis atópica:

La dermatitis atópica es un trastorno que provoca enrojecimiento de la piel y picazón. Se manifiesta a cualquier edad, pero suele ser más frecuente en niños. Se puede manifestar con alergias o rinitis.

Medicina Interna

La medicina interna es una de las especialidades de la medicina y se dedica al estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del adulto; es de anotar que los tratamientos que ofrece no son quirúrgicos. Esta disciplina estudia al paciente de forma integral y ve al ser humano de forma holística. Es decir, ve todos los sistemas y el funcionamiento de cada órgano con el objetivo de preservar la salud de los pacientes.

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE UN MÉDICO GENERAL Y UN INTERNISTA?

Se diferencia de la medicina general en la experiencia y la incorporación de conocimientos científicos de alta calidad y vanguardia en el estudio de los pacientes. 

La atención del médico general abarca a todo tipo de pacientes sin distinción de edad o sexo, por el contrario, el médico internista se dedica en exclusiva al paciente adulto con enfermedades complejas y que atañe a diversos sistemas. 

¿QUÉ ES UN INTERNISTA?

A los especialistas en medicina interna se les conoce como internistas y son personal médico con gran preparación académica; tienen un entrenamiento exigente de gran calidad y altos estándares de excelencia. Para ser especialista en medicina interna se debe cursar estudios de medicina general durante seis años; luego hacer un año de servicio social obligatorio más conocido como año rural y luego un postgrado de tres años de entrenamiento llamado residencia médica.

¿CUÁNDO IR AL ESPECIALISTA EN MEDICINA INTERNA O INTERNISTA?

Debes acudir a un médico internista si tienes más de 13 años y presentas una enfermedad aguda o crónica que requiera un manejo integral. Es importante acudir al internista cuando creas tener o tengas los siguientes problemas de salud: 

  • Diabetes mellitus o azúcar alta.

  • Hipotiroidismo o hipertiroidismo y otras enfermedades de la glándula tiroides.

  • Hipertensión arterial o tensión alta.

  • Dolor de pecho que se produce cuando se hace ejercicio.

  • Enfermedad renal.

  • Manejo de la obesidad.

  • Enfermedades del corazón como la insuficiencia cardiaca.

  • Asma y bronquitis.

  • Fatiga o dificultad para respirar de forma crónica.

  • Edemas o hinchazón en piernas o generalizada.

  • Diarrea de más de dos semanas.

  • Dolor en articulaciones.

  • Palidez o anemias.

  • Problemas del ácido úrico como gota.

  • Problemas del colesterol y de los triglicéridos.

  • Problemas complejos de cualquier índole.

Alergología